Iluminación

Sabemos que la iluminación LED es cada vez más común en todos lados, pero aún siguen existiendo varios mitos sobre su funcionamiento o ventajas. Aquí te dejamos una lista de los más comunes así como lo que realmente es para que te convenzas de cambiar tu iluminación a LED sin ninguna duda.

-Emite luz azul que incomoda. La tecnología ha avanzado mucho para ir mejorando día a día la luz LED, ya que los primeros que se ofrecían, producían una luz en tono azulado que resultaba algo incómoda a la vista, además tenía una temperatura de color muy fría que no era conveniente usar en todos lados. En la actualidad, los focos LED son los que más respetan los colores y cuentan con una amplia gama de temperaturas de color, lo cual hace que se puedan utilizar tanto en ambientes industriales como en iluminación exterior o interior en el hogar.

-Los LED no producen nada de calor. Este es uno de los mitos más comunes respecto a la iluminación LED y es que sí generan algo de calor pero tienen una gran ventaja sobre los focos tradicionales. Un incandescente, por ejemplo, gasta el 70% de su energía en generar calor y solo el 30% se convierte en luz. Mientras que los LED el 5% de la energía consumida es calor y tienen un mejor sistema de dispersión, lo que evita que te quemes en caso de que tengas que tocar el foco.

-Son caros. Hay que aceptar que una lámpara o foco LED tiene un precio mayor a cualquier otro foco incandescente, pero es que no tienen todas las ventajas que sí tiene un LED. Su durabilidad y su gran capacidad de ahorro de energía hacen de los LED la opción más rentable a mediano y largo plazo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies